Las principales agrupaciones de gasolineros del país decidieron limitar la venta de litros de gasolina Magna, Premium y diesel para que todos los consumidores tengan acceso al producto.

La medida incluirá a la Ciudad de México, Estado de México y las localidades donde se presentan problemas de abasto, como Chiapas Oaxaca y Tabasco.

Aunque no dieron a conocer el volumen al que podrán acceder los automovilistas, consideran que esta es una forma de contribuir a solucionar el problema.

“Estamos cerrando filas con el nuevo gobierno”, señaló el presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), Roberto Díaz de León.

La Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) solicitó a los empresarios “dosificar la venta con tope de 10 litros por automóvil o lo que tú consideres para atender al público”.

En tanto, más de 30 buquetanques de combustibles procedentes de Estados Unidos se encuentran fondeados en espera de ingresar a los puertos de Tuxpan y Coatzacoalcos, puertas de entrada de gasolinas importadas a México.

De acuerdo con autoridades marítimas estadounidenses e información de la página web MarineTraffic, considerada el GPS de buques de tráfico de altura en el mundo, esos barcos están parados en el mar desde el pasado 31 de diciembre.