Policía de Brasil investiga a una joven por cortarle el pene a su hermano de 5 años y asesinarlo

Una adolescente en Brasil confesó supuestamente haber torturado hasta la muerte a su hermano de cinco años, antes de comerse su pene cortado.

La policía está investigando la posibilidad de que el crimen estuviera vinculado a un ritual de magia negra porque el cuerpo fue encontrado en el piso rodeado de varias velas.

El cuerpo de Maycon Roque fue mutilado y encontrado por su madre el jueves por la noche, después de que un conocido ingresó a la casa familiar en Sao Roque, en el sureste de Brasil, para encontrar a Karina, de 18 años, de pie junto a los restos del niño.

Karina Roque, de 18 años, fue arrestada y acusada de asesinar a su hermano de cinco años antes de mutilar su cuerpo como parte de un ritual satánico en Brasil.

Los detectives dijeron que el cadáver de la víctima fue encontrado con lesiones graves y muy grotescas. Su cabeza había sido parcialmente decapitada, había heridas de cuchillo en sus muñecas, ambos globos oculares habían sido perforados, sus pies habían sido quemados.

Karina supuestamente afirmó que había “cortado los órganos genitales de su hermano y se los había comido”.

Según informa la policía, la madre de Karina había salido de compras, dejando a su hijo al cuidado de la hija. Cuando regresó un par de horas más tarde, descubrió que la puerta principal estaba cerrada.

Los medios locales informan de que Karina se negó a dejar entrar a su madre, lo que provocó que la mujer, desesperada, buscara a su cuñado, quien derribó la puerta.

La horrible escena fue tan macabra que la madre, a quien la policía no ha nombrado, tuvo que ser apoyada por los vecinos después de que se desmayara por el shock.

La sospechosa supuestamente trató de escapar cuando su tío y otros familiares intentaron detenerla.

El detective Anderson Góes contó a los medios locales que trataron de evitar que corriera, pero al parecer ella se volvió muy agresiva y comenzó a tirar objetos.

“Su tío fue golpeado y herido por una piedra y mordió al perro de la familia que la atacó mientras estaba siendo perseguida por familiares”.

De acuerdo a los reportes policiales, Karina admitió más tarde que ella atrajo a su hermano a su habitación fingiendo que iban a jugar un juego, y luego lo asfixió con una almohada.

Los exámenes preliminares indican que el niño estaba muerto antes de que su cuerpo fuera brutalmente mutilado y sus partes del cuerpo amputadas.

Los investigadores forenses habrían encontrado un teléfono celular quemado, una tarjeta de memoria, una navaja y una pequeña cantidad de marihuana en la casa.

“Creemos que el teléfono celular pertenece a la sospechosa y fue dañado deliberadamente por ella para, posiblemente, destruir cualquier evidencia de contactos en línea”, explicó el detective Goes.

Los oficiales ahora están investigando si Karina estaba en contacto con alguien que la convenció de llevar a cabo el asesinato después de que la adolescente también destruyó su teléfono móvil.

“Estamos investigando si el niño fue asesinado durante algún tipo de ritual de adoración del diablo. Queremos saber si la acusada tenía vínculos en redes sociales con un grupo de satanistas o practicantes de magia negra y si alguien la alentó o incitó a cometer el crimen. También se someterá a pruebas para ver si está bajo la influencia de drogas”, comentó el detective y las autoridades.

Tanto el teléfono como la tarjeta de memoria han sido enviados para su análisis.

Según los informes, miembros de la familia le dijeron a la policía que la adolescente nunca le había dado ningún problema antes, era una chica callada y reservada y “siempre había cuidado de su hermano”.

La sospechosa ha sido acusada de asesinato y del intento de asesinato de su tío. La retienen en aislamiento en una celda de la prisión de mujeres de Votorantim, en Sao Paulo y se encuentra bajo vigilancia suicida.

La víctima fue enterrada el viernes por la mañana. Ningún miembro de la familia quiso ser identificado o comentar sobre el trágico caso.